domingo, 31 de mayo de 2009

Octavio Paz (II)

Copio fragmento del libro El laberinto de la soledad, apasionante viaje al interior de la conciencia de México (extraido del blog de José Andrés Rojo, El rincón del distraído):

“Le pedimos al amor –que siendo deseo, es hambre de comunión, hambre de caer y morir tanto como de renacer– que nos dé un pedazo de vida verdadera, de muerte verdadera. No le pedimos la felicidad, ni el reposo, sino un instante, sólo un instante, de vida plena, en la que se fundan los contrarios y vida y muerte, tiempo y eternidad, pacten. Oscuramente sabemos que vida y muerte no son sino dos movimientos, antagónicos, pero complementarios, de una misma realidad. Creación y destrucción se funden en el acto amoroso; y durante una fracción de segundo el hombre entrevé un estado más perfecto”.

4 comentarios:

LuCiA dijo...

Precioso fragmento...

Ivan Ignacio dijo...

Muy bueno este fragmento elegido.

Kapasulinos dijo...

Excelente el fragmente de este libro... es precioso. Felicidades por la eleccion!

Desdichado dijo...

Tienes un premio en nuestro Blog.
Saludos.

Related Posts with Thumbnails