domingo, 17 de abril de 2011

Reflexiones

Tengo necesidad de sentir el Sol calentando mi rostro y mis manos. Ahora siento mi cuerpo. Casi todo mi "yo" es cuerpo. mi mente ha dominado mi vida, me ha dado muchas satisfacciones y me alimenta, pero también ha atrofiado mi cuerpo, mi "yo" físico. Si consigo consolidar este descubrimiento, se abre una perspectiva de una especie de nuevo nacimiento al mundo. Sentirme cada segundo. El sentimiento Romántico resurge. En su momento me resultó muy pragmático, pero ahora temo que se pueda transformar en destructivo. El Romanticismo, es una fuerza Celeste o Infernal, a la que debemos estigmas Eternos.

8 comentarios:

rubi dijo...

Describes minuciosamente lo que siento al salir a pasear. Al llegar al parque puedo tener preocupaciones y prisas que se van desvaneciendo. No queda espacio para pensar al caminar todo tu cuerpo está tento al camino, a no perderse, a no caerse a percibir y queda poco espacio para los pensamientos ociosos. Nuestro referente como animales: el sol.

rubi dijo...

En la mitología azteca se creía que los xoloescuintles acompañaban a las almas de los difuntos cuando viajaban al Mictlán o inframundo. Cuando una persona moría, había varios cielos, pero Mictlán era a donde iban casi todas las almas.

Llegar ahí no era sencillo; el alma debía viajar cuatro años superando diversos obstáculos y para ello el perro xoloescuintle servía como guía. Incluso la última prueba, consistía en atravesar los “Nueve Ríos”, aquella frontera de agua únicamente podía ser cruzada si se montaba sobre el lomo de un xoloescuintle.

Una vez superados todos los obstáculos, el alma habría de ser recibida por Mictlantecuhtli, el señor de los muertos, quien le asignaría un rincón en el cual descansar. Durante ese descanso el muerto iría desapareciendo, disolviéndose de vuelta al cosmos. No quedaría nada de él, aquella era la muerte definitiva, la muerte de los muertos.
perros compañeros al inframundo

La leyenda cuenta que el dios Xolotl le dio el xoloescuintle como regalo al hombre, habiéndolo fabricado de una astilla del hueso de la vida, el hueso del que toda vida fue creada. Debido a esto era considerado sagrado por los aztecas, manifestando esta adoración en muchas representaciones esculturales y pictográficas.

ATENEA dijo...

De vez en cuando es necesario pararse a escuchar a nuestro cuerpo y a sentir y disfrutar de todas esas sensaciones que el contacto con la naturaleza nos brinda. Son una carga de energía corporal y espiritual.
Saludos.

liferose-mariqui dijo...

Realmente el equilibrio se encuentra cuando conseguimos establecer una igualdad cuerpo-mente aunque no es fácil de conseguir, lo que no quiere decir que sea imposible.
Sin lugar a duda algo que cuida cuerpo y mente es el astro rey y por ello nos brinda confort, calor y plenitud. Y si me permites, si unimos el calor al romanticismo obtendremos una combinación magnifica y, evidentemente, especial.
No renuncies al romanticismo porque aporta riqueza mental y psicologica.
Un saludo. :)

laura romero dijo...

Hola Desdichado. Padezco ese mal incurable que es el romanticismo. No hay medicina que no haya probado para dejarlo atrás. Supongo que carácter es destino. Tengo la costumbre de anotar frases a modo de gps para recorrer mi camino. Ésta, de Nietzche, te puede servir para tus reflexiones:
"En tu cuerpo reside un poderoso y desconocido señor, tu sí mismo. Habita en tu cuerpo, es tu cuerpo. Más sabiduría hay en tu cuerpo que en tus pensamientos más profundos".

En fin, que hay que tener los pies en el suelo y la cabeza en el cielo, y entre ambos el corazón.

Ya me he anotado como frase gps, "El Romanticismo es una fuerza celeste o infernal a la que debemos estigmas eternos". Yo diría fuerza celeste e infernal...

Por cierto, ¿Es tuya? ¿es de algún escritor?

Saludos, Laura

Desdichado dijo...

Hola Laura.
Acabo de regresar a Valencia, tras pasar unos días haciendo senderismo por el Espadán. Huyendo de las fallas.
Recibir tu comentario es saber que mi mensaje en una botella ha sido recogido. Es difícil hoy en día encontrar a alguien que comparta este sentimiento profundo de romanticismo.
La frase no es mía, pero no se de quien es. Trato de averiguarlo pero no lo he conseguido. La decían al comienzo de una serie de TV de hace mucho tiempo, que tampoco recuerdo su nombre, pero trataba sobre el movimiento romántico. ¿Me puedes ayudar a encontrar su autor?
Me gustaría poder escribirme contigo y poder compartir algunas de tus frases gps.
Mi correo es himnosalanoche@gmail.com
en honor a Novalis. Has leído sus Himnos a la Noche?

Laura Romero dijo...

Gracias por responderme Desdichado...y perdona mi tardanza.

Haciendo senderismo en el Espadán, en ruta...

"Y es precisamente el alma el viajero; es del alma y solamente del alma de quien podemos decir con verdad suprema que "ser significa necesariamente "estar en ruta".

Gabriel Marcel, Homo Viator.

Eso es el romanticismo, estar en ruta, ser, huir de las fallas cuando toque, caminar bajo las estrellas, y pasar también calor y pelearse con las moscas, ser nómada de nuevo, viajar por la vida y no simplemente pasar por ella. Ese es el romanticismo del que hablo, y no el sentimentalismo al que lo han reducido.

He estado buscando la frase y la he encontrado aquí http://draculacastle.blogspot.com.es/2006/06/el-romanticismo-es-una-fuerza-celeste.html, un blog cementerio, abandonado, pero aparece bajo el pseudónimo de Tierra y estrellas.

No dejes de lanzar botellas desde tu isla. Y gracias por tu correo.

Desdichado dijo...

Laura, que bien defines el Romanticismo. Y en efecto, como parece haber quedado reducido a sentimentalismo y cursilería.
Somos afortunados de poder saborearlo en toda su fuerza celeste o infernal, me da igual.
La frase no es del autor de ese blog desde luego. La escuché hace más de 20 años y yo mismo la he repetido en diferentes lugares de la red desde antes del 2006. Por lo tanto antes me la atribuyo yo mismo como autor.
Seguiré lanzando botellas desde mi isla y espero volver a encontrar alguna tuya. Es un placer leerte.

Related Posts with Thumbnails